Viernes, 13 Diciembre 2013 11:29

J.M. Tourné: “Si el Gobierno hace caso al Consejo de Estado, estamos en el principio del final de la piratería”

Valora este artículo
(2 votos)

La industria videográfica, la más afectada por la piratería de internet, ha recibido con gran satisfacción las propuestas que el Consejo de Estado ha hecho al Gobierno sobre el anteproyecto de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI). El Secretario General de FAP, José Manuel Tourné, se atreve, incluso, a decir lo que señala nuestro titular: que “Si el Gobierno hace caso a lo que el Consejo de Estado le ha propuesto, estamos en el principio del final de la piratería”.

“Básicamente, el informe es muy bueno –afirma en unas declaraciones concedidas a edv–. Aunque no conocemos personalmente el texto del Consejo de Estado, pues solamente hemos leído lo que dicen los periódicos, debemos felicitar al tribunal por su apoyo a una legislación que protegerá a la propiedad intelectual”.

“Nosotros ya le habíamos dicho al Gobierno que el texto tal como estaba redactado inicialmente no valía, que era bueno mejorar la estructura y los procedimientos de la Comisión de Propiedad Intelectual (CPI), concretamente los de la sección segunda, para que fuese más ágil y eficaz, pues los resultados que puede esgrimir hasta ahora son paupérrimos. Y parece que en el mismo sentido se pronuncia el Consejo de Estado.

{jb_quoteright}Una mejora de la CPI se puede hacer a través de una legislación más clara, algo de lo que adolecía el texto que el Gobierno envió al Consejo de Estado{/jb_quoteright} “Es lamentable que no funcione –nos dice Tourné–, porque podía haber hecho mucho bien a nuestro mercado si hubiese funcionado. Cuando se inició la actividad de la CPI coincidió con la intervención policial de Megaupload. Esto llevó a muchísimos foros de internet a expresar que se había acabado ya el tiempo de acceder a los contenidos gratuitamente, y que había que ir pensando en otras alternativas. Y realmente tuvo un impacto, pues los propios videoclubs aumentaron su facturación en esos meses en un 30/40 por ciento, lo que demuestra que la gente tomó conciencia de la situación. Es posible pensar que una mínima eficacia de la CPI hubiera tenido el mismo impacto. Desgraciadamente no ha sido así”.

El Secretario General de FAP cree que una mejora de la CPI se puede hacer a través de una legislación más clara, algo de lo que adolecía, según nuestro entrevistado, el texto que el Gobierno envió al Consejo de Estado. Por eso se alegra de que éste confirme lo que ellos ya decían en sus alegaciones: “Que tanto la LPI como la del Código Penal (CP), tienen un exceso de términos vagos e imprecisos en su redacción. Esperamos que los diputados españoles se hagan eco igualmente de este informe y corrijan el CP”.

Para Tourné que un órgano como el Consejo de Estado, que es la máxima instancia de asesoramiento legal que tiene el Gobierno, detalle hasta el extremo las medidas que deben cambiarse, “Nos hace confiar en que tomará nota, tal como ha manifestado, e incorporará esas modificaciones al texto. Nadie niega ya la existencia de un problema gravísimo de piratería en nuestro país y muy pocos se oponen  a que es necesario corregirlo con distintas medidas legales, que van desde el Código Penal para los casos más graves hasta este procedimiento administrativo que promueve la Ley de Propiedad Intelectual e incluso con las acciones civiles que el propio anteproyecto incluye con la modificación del Artículo 256”.



 

“Estamos contentos con que haya una voluntad del Gobierno de legislar y regular esto mejor. No queremos que echen la ley atrás, como algún periódico ha publicado, sino  queremos que la ley salga. Si el Gobierno acierta en incorporar las sugerencias que el Consejo de Estado le hace, la LPI será una herramienta útil para acabar con la piratería en nuestro país, como lo serán también el Código Penal (si se aprueban con esas pequeñas enmiendas que se están proponiendo en el Parlamento), e incluso la Ley de Enjuiciamiento Civil”.

“FAP –añade– no tiene otra misión que acabar con la piratería y activar un mercado donde las reglas del juego sean similares para todo el mundo, y donde se pueda competir en igualdad de condiciones, y no contra clones de ti mismo que se aprovechan de tu esfuerzo como parásitos para destruir la normal explotación económica de tu inversión. No entenderíamos –concluye Tourné– que un Gobierno que realmente tenga voluntad de acabar con la piratería, no incorporara con el máximo rigor esas alegaciones y esos consejos que le propone el Consejo de Estado”.