Miércoles, 15 Julio 2015 08:56

Una nueva oportunidad para acabar con la piratería, opina el responsable de FAP sobre el nuevo Código Penal

Valora este artículo
(2 votos)

La Federación Antipiratería (FAP) lleva luchando contra el fraude en el mercado (piratería física y ahora de internet) desde que empezó a existir el vídeo, allá por el año 1982. Y a su frente, casi desde sus inicios, ha estado José Manuel Tourné. Ha visto pasar muchas leyes que, a la postre, no han servido de mucho (aunque lo pareciera en el momento en que se promulgaban). Ahora, la última, se llama Código Penal. Y sobre él le entrevistamos.

EVC ¿El Código Penal va a ser esa Ley que todo el sector está esperando desde hace décadas?

JMT: A lo largo de estos años he defendido la propiedad intelectual en numerosos auditorios donde un gran porcentaje de mis oyentes estaban pensando en descargarse el último libro de un autor de moda, la película más taquillera del momento o el último capítulo de la serie de televisión de más audiencia. Ha sido difícil convencerlos, pero poco a poco, creo, entre todos, lo hemos ido logrando. Es cierto que todavía hay mucha gente que piensa seguir bajándose gratis las obras audiovisuales protegidas por los derechos de autor que se encuentran en las webs piratas de internet, pero en estos últimos años ha habido muchos españoles que se han concienciado de que eso no es lo correcto. Creo que si desapareciesen las webs piratas, el porcentaje de consumidores que tomarían el camino de alquilar o comprar películas (físicas o digitales), en las webs legales que son ya muchas y con una oferta atractiva, aumentaría. Y en eso, el nuevo Código, penal va a tener mucho que ver, pues es más severo con los que roban películas y series que las anteriores leyes que hemos tenido.

EVC: Pero la realidad es que en estos momentos, en España, se protegen menos que nunca los derechos de autor; incluso están surgiendo nuevas webs piratas.

JMT: Es verdad, pero el Código Penal tiene autoridad suficiente para empezar a actuar contra ellas y limpiar internet de piratas. Al menos yo confío en que así ocurra. TMV decía en su número anterior que el nuevo CP regula los delitos contra la propiedad intelectual, a fin de ofrecer una adecuada protección jurídico-penal de esos delitos, y es así. Creo que debemos darle un margen de tiempo prudencial para ver resultados.

EVC: Las leyes anteriores y la Comisión Antipiratería han sido ineficaces

JMT: Cierto. Ninguna de las tres comisiones creadas hasta ahora han resuelto el problema: ni la Comisión Antipiratería que crea el PP, ni la Comisión Interministerial para eliminar las actividades vulneradoras del PSOE, ni la famosa Comisión Sinde. Desde que comenzaron las descargas ilegales desde internet, más o menos por el año 2000, hemos perdido una o dos generaciones de españoles con la posibilidad de sensibilizarles en el respeto a la propiedad intelectual, y hacerles entender que merece la pena pagar por las obras de los demás (como ha ocurrido siempre), y que todos nos beneficiamos de ello.

EVC: El Gobierno no ha colaborado mucho en dar soluciones

JMT: Muy poco. Hace tres meses exponíamos los resultados del último Observatorio Antipiratería, que indicaba las graves consecuencias que ocasionaba a la industria las descargas ilegales en internet –como la reducción de puestos de trabajo– y las pérdidas para Hacienda en tributos. Pero el Ministerio de Cultura, por boca de la Directora General de Política e Industrias Culturales y del Libro, Teresa Lizaranzu Perinat, los desautorizó diciendo  que dichos datos no estaban contrastados. Era una forma de ningunearnos. ¡De ningunear a toda la industria audiovisual! Y es menos comprensible que diga también que el problema no se resuelve porque los titulares de derechos no presentamos denuncias. Pues bien, de todos los casos que ha presentado FAP ante la Comisión Sinde, no se ha bloqueado página alguna. En estos momentos, todavía tenemos un montón de expedientes, procedentes del 2007 y 2008, que están en trámite judicial. Además, hemos presentado hasta 90 expedientes ante la Comisión de Propiedad Intelectual sin resultado alguno.

EVC: ¿La nueva vía penal puede resolver estos retrasos y dar más aire a las Fuerzas de Seguridad del Estado?

JMT: Eso espero y deseo. La vía penal, a partir del 1 de julio, ofrece un mayor respaldo no sólo a las Fuerzas de Seguridad del Estado, sino también a los propios jueces. Van a disponer de una herramienta muy útil.

EVC: ¿Van a dejar de lado las otras Vías, como la administrativa o la civil?

JMT: No, la vía civil, si conseguimos evidencias más claras de una serie de títulos, podremos también utilizarla con éxito; y respecto a la vía administrativa, nos han prometido que también va a funcionar. Aunque tengo mis dudas.

EVC: Lo que resulta muy contradictorio, en la actual situación española de ser uno de los países más piratas del mundo, es que la última lista de la IIPA (International Intellectual Property Alliance) nos haya dejado fuera

JMT: Bueno a esta decisión debe responder el gobierno estadounidense. Yo no sé por qué nos mete unas veces y nos saca otras de esa lista de países piratas (denominada también Lista Negra). Igual que cuando estamos en la lista es una mala noticia, no estar en ella es una buena noticia. Y no estamos, por lo que leído en el informe de la 301, porque el estado español está tomando iniciativas (como la del CP o la LEC) que pueden dar resultados positivos en la lucha contra la piratería. En todo caso nos dejan fuera a medias, porque nos podrán juzgar de nuevo en una revisión que se llama fuera de plazo.

EVC ¿Entonces FAP no influye en esta decisión del Gobierno de Estados Unidos?

JMT: No, es una decisión exclusiva del gobierno estadounidense, impulsada por los ciudadanos y asociaciones empresariales representativas de ese país. FAP no es una asociación americana. Es cierto que, entre sus miembros, tiene a empresas americanas, pero también españolas. FAP informa a sus socios de cómo está la piratería. Y les hemos dicho que la legislación que reforma el Código Penal es buena, la que reforma la Ley de Enjuiciamiento Civil es buena y la que reforma el procedimiento administrativo es buena, si se aplica. Y también les hemos dicho que la aplicación de las leyes penales en España es muy lenta. Los procedimientos duran 6 o más años, por lo que resultan ineficaces.  Tenemos muchas resoluciones judiciales en las que se reducen las penas por dilaciones indebidas de la Administración de Justicia. Aunque estas dilaciones indebidas es un problema general de la justicia en España.

EVC: ¿No cree que parte de la culpa la tiene también la propia industria audiovisual?

JMT: Sí, también nosotros (la industria cinematográfica, la musical, la de los videojuegos y ahora la del libro) tenemos que entonar nuestro “mea culpa”. Es evidente que no hemos sabido presentar un mensaje de lo que es realmente el cine, ni explicar el esfuerzo y el dinero que implica rodar una película. Simplemente, hemos pedido que no nos copien, y aunque teníamos razón, no lo hemos expresado a la sociedad con la claridad y la convicción necesarias. Tampoco el político ha sabido entenderlo, porque a lo mejor nosotros no se lo hemos sabido explicar bien o lo hemos intentado y no hemos llegado a su conciencia. Desgraciadamente creo que en los hogares de muchas autoridades de todo el mundo, se producen descargas ilegales.

EVC: Si se resolviera, aunque fuera en parte, el problema de la piratería en internet, ¿cree que el negocio del cine en casa se repartiría entre la descarga legal y la tienda física?

JMT: Según CISCO, el contenido audiovisual va a ser el motor de internet y del comercio electrónico en los próximos años (de hecho, ya casi lo es). Así que debemos tener un cierto optimismo. Ahora, ¿cómo va  a convivir esto con los mercados tradicionales? Dependerá mucho de estos mercados y de los usuarios. Aunque yo creo que siempre habrá gente que prefiera ir a un videoclub y alquilar una película para verla en su casa.  Hay ganas de que haya un mercado digital, y curiosidad por ver cómo se estabiliza y asienta todo esto. ¿Hay optimismo? Bueno, sobre todo hay ganas de trabajar y de que haya un mercado legal sin interferencias de la piratería.

EVC: ¿La llegada de Netflix a España es una prueba de que nuestro mercado va a cambiar hacia lo legal?

JMT: Netflix va a ser un revulsivo para el mercado digital y para los mercados tradicionales (cine y video físico), pues tendrán que competir con estos nuevos modelos y reinventarse para ofrecer un valor añadido que no lo tenga los Netflix que lleguen en el futuro. Pero yo pienso que hay usuarios para cada soporte. Seguirá habiendo muchas maneras de consumir cine, empezando por las salas, cuyo atractivo de una pantalla grande y un sonido envolvente seguirá siendo un reclamo muy grande para un buen número de aficionados. Pero hay mucha más gente ya que solo quiere ver contenidos, eso sí, en las mejores condiciones posibles, y eso se lo dan los televisores actuales. Y habrá otros muchos a quienes les bastará un teléfono móvil o una tableta para ver la película. Habrá usuarios para todo.

EVC: Gracias a la tecnología actual, existen medios para ver películas, escuchar música, jugar o leer libros que antes eran impensables. Pero todo ello hará que la delincuencia tecnológica se organice en cada momento de la mejor manera para aprovecharse del negocio legal

JMT: En efecto. Hoy se pueden hacer con la tecnología existente, cosas que antes eran impensables de hacer. Y esto ha creado un grave problema que obliga a legislar de una manera distinta. Yo creo que tenemos que darle vueltas a este problema, no solo desde nuestra perspectiva, sino colocarnos igualmente en la perspectiva del usuario. Pongamos un ejemplo. Voy a un concierto gratis y decido retransmitirlo a través de mi móvil  o con mi “Google Glass” para mi comunidad de seguidores de “twitter”. ¿Estoy haciendo algo ilegal? Estoy compartiendo con mis amigos una vivencia que es pública. ¿Es cuestionable? ¿Y si lo que yo hago es ponerme delante de un televisor, y las imágenes grabadas y editadas (un combate de boxeo por ejemplo) las retransmito sin la autorización de los organizadores? En este caso, como mínimo, estoy parasitando su trabajo, y si además cobro por ello, estoy infringiendo derechos de propiedad.

EVC: Entonces, para usted, el problema no reside en la herramienta que se utilice, sino el uso que se haga de ella.

JMT: Exacto. “Google Glass” es una herramienta, no es el problema. Su mal uso sí que lo es. Y a Google también le interesa solucionarlo, ya que también va a estar en la oferta de contenidos, con lo cual le interesa detener la piratería. Nuestro principal enfoque debe estar en convencer a los ciudadanos que respeten la propiedad intelectual, y de que su vulneración tiene consecuencias para todo el mundo, pues con sus descargas y contenidos están favoreciendo actividades fraudulentas, y a personas que o bien son meros parásitos o son delincuentes imputables de delitos mucho mayores, porque utilizan los ingresos que obtienen a través de la piratería para financiar delitos más peligrosos.

EVC ¿Convencer a los ciudadanos? ¿Pero no hay que convencer antes a las autoridades?

JMT: Por supuesto. No hay que convencerles, hay que exigirles que den un ejemplo que pueda ser serio, y desgraciadamente ese ejemplo no lo han dado. Merkel, Obama, Sarkozy y hasta la Reina de Inglaterra han hecho declaraciones inequívocas en contra de la piratería y han dicho con toda claridad que hace daño al país, pues hunde empleos y mata riqueza. En España, nuestros mandatarios, hasta la fecha, no han dado el mismo ejemplo.

EVC: Ha habido cambio en los gobiernos municipales y autonómicos, a donde han llegado nuevas fuerzas políticas. ¿Cómo ve la presencia de nuevos partidos emergentes como Podemos o Ciudadanos?

JMT: Lo que va a pasar con las nuevas autoridades municipales y autonómicas no lo sabemos todavía. Nos hemos reunido con todos los partidos con vocación de gobierno, incluido Podemos y Ciudadanos. Y nos hemos seguido viendo con  CIU, PP, PSOE o PNV. Vamos a ver cómo queda configurado el próximo gobierno que salga de las elecciones de noviembre. Pero todos con quienes nos hemos reunido llevan el tema de la defensa de la propiedad intelectual en sus programas como elemento importantísimo.