Lunes, 28 Septiembre 2015 08:56

Y ahora a estrenar y rentabilizar las películas premiadas... y las que no lo fueron (en San Sebastián)

Valora este artículo
(0 votos)

Como suele ocurrir en todos los festivales del mundo, los premios finales no son casi nunca del agrado del público y la crítica. Como menos, las opiniones se reparten, igual que ha ocurrido con la Concha de Oro que ha otorgado el 63 certamen de San Sebastián, que se la ha llevado el cineasta islandés Rúnar Rúnarsson con su drama Sparrows”. Apenas si sonaba en la “pedrea”, pero miren por dónde ha conseguido el premio gordo.



¿Se lo merecía? Pues creemos que tanto como la que más sonaba, la película del cineasta y maestro inglés Terence Davies “Sunset Song”, quien se queda una vez más sin galardón. Y tanto como “Les chevaliers blancs” del francés Joachim Lafosse, quien en cambio ya puede presumir de haber conseguido su Concha de Plata por, a juicio del jurado, ser el mejor director del certamen.

El jurado de este año hacía presumir que las conchas iban a dirigirse hacia un cine menos consumista y más cercano a públicos minoritarios. Lo formaba la actriz escandinava Paprika Steen (elegida presidenta), la actriz hindú Nandita Das, el director español Daniel Monzón, el productor argentino Hernan Musaluppi, la también productora francesa Julie Salvador, el director/productor italiano Uberto Pasolini y el igualmente italiano Luciano Tovoli, director de fotografía.

Ellos decidieron qué películas y cineastas podían ser premiados. Y lo han hecho, a sabiendas de no coincidir con los criterios del público y la crítica. Pero eso ya lo sabían. Y les ha dado lo mismo. También premiaron a “Evolution”, del francés Lucile Hadzihalilovic, con el Premio Especial del Jurado, y a la intérprete cubana Yordanka Ariosa, que se alzó –sorprendida– con la Concha de Plata a la Mejor Actriz por su trabajo en "El Rey de la Habana" de Agustín Villaronga; mientras que la subrayaba al Mejor Actor fue para la pareja formada por un argentino (Ricardo Darín) y un español (Javier Cámara,) por su trabajo en “Truman” de Cesc Gay.

El jurado otorgó otros tres premios más: a la mejor fotografía para el “cinematographer” Manuel Dacosse, por su trabajo en “Evolution”; al mejor guión para los hermanos Arnaud y Jean-Marie Larrieu, directores también de “Vingt et une nuits avec Pattie”; y una Mención Especial para la película española “El apóstata” de Federico Veiroj.

Un reparto de galardones, como se ve, en donde Francia se lleva más y los mejores premios, pero donde se colocan otros países sin apenas industria cinematográfica. España, que presentaba el mayor número de películas (a solas o en coproducción), no obtuvo nada del otro mundo, como no sean esa Mención Especial, la interpretación masculina ex aqueo y la presencia de Villaronga en la película que mereció el reconocimiento a la Mejor Actriz.

San Sebastián 2015 otorgó otras categorías de premios, que resumimos a continuación: el Premio Kutxabank-Nuev@s Director@s para “Le nouveau” del francés Rudi Rosenberg; el Premio Horizontes para “Paulina” del argentino Santiago Mitre (igualmente Premio EZAE de la Juventud); el Irizar al Cine Vasco para “Amama” del español Asier Altuna Iza; el del Público para “Umimachi Diary” del japonés Hirokazu Koreeda; el Premio Encuentro Internacional de Estudiantes de Cine para “Nueva vida” un cortometraje del argentino Kiro Russo; y el del Cine en Construcción para “Era el Hotel Cambridge” de la brasileña Eliane Caffé.