Viernes, 06 Febrero 2015 12:00

Cine dentro del cine

Valora este artículo
(7 votos)

Se han estrenado en estas fechas, en formato videográfico, varios títulos con argumentos que podríamos también titular “Cine dentro del Cine”. Es decir, películas cuyo asunto gira alrededor de historias de ficción (es decir no biográficas, aunque también las hay) sobre directores de cine, intérpretes, productores, incluso películas.

Nos estamos refiriendo a “El guateque” (Blake Edwards, 1968), “Fedora”  (Billy Wilder, 1978) y “Al encuentro de Mr. Banks” (John Lee Hancock, 2013). Ésta, hasta la fecha, es la más reciente de cuantas se han filmado (¡y la cifra sobrepasa el millar!). Podemos recordar igualmente algunas obras de mérito recientes como “The Artist” (Michel Hazanavicius, 2011), “La invención de Hugo” (Martin Scorsese, 2011), “Súper 8” (J.J. Abrams, 2011) o “Hitchcock” (Sacha Gervasi, 2012)



La mayoría salen de Hollywood (y tratan igualmente de sus entresijos), pero también cuentan tramas sobre estudios italianos (“Bellísima” de Luchino Visconti, 1951), españoles (“Patricio miró una estrella” de (José Luis Sáenz de Heredia, 1935), alemanes (“La niña de tus ojos” de Fernando Trueba, 1998), franceses, rusos y de otros países.

De las que hemos mencionado, todas conciernen a ese club selecto de los mejores temas sobre “Cine dentro del Cine”. Pero les vamos a recordar otras que pertenecen también a dicho club, y que como aquellas merecen ser vistas de vez en cuando, para hacernos una idea de este trozo de la Cultura de las imágenes que ha condicionado (para bien o para mal)  las vidas de la mayoría de los humanos del Siglo XX.

En él no pueden faltar “El cameraman” (Edward Sedgwick y Buster Keaton, 1928), “Siempre Eva” (Tay Garnett, 1937), “El silencio es oro” (René Clair, 1947), “Cantando bajo la lluvia” (Stanley Donen y Gene Kelly, 1952), “El crepúsculo de los dioses” (Billy Wilder, 1950), “La condesa descalza” (Joseph L. Mankiewicz, 1954), “El desprecio” (Jean-Luc Godard, 1963), “Los insaciables” (Edward Dmytryk, 1963), “La leyenda de Lylah Clare” (Robert Aldrich, 1968), “La noche americana” (François Truffaut, 1973), “Como plaga de langosta”  (John Schlesinger, 1975), “Así empezó Hollywood” (Peter Bogdanovich, 1976) “El último magnate” (Elia Kazan, 1976), “Sesión continua” (José Luis Garci, 1984), “La rosa púrpura del Cairo” (Woody Allen, 1985), “Good morning Babilonia” (Paolo y Vittorio Taviani, 1986), “Cinema Paradiso” (Giuseppe Tornatore, 1988), “Cazador blanco, corazón negro” (Clint Eastwood, 1990), “Tesis” (Alejandro Amenábar, 1996), “Buñuel y la mesa del rey Salomón” (Carlos Saura, 2001) y “El aviador”  (Martin Scorsese, 2004).

No son todas las películas que abordan las alegrías, desgracias, borracheras, fiestas, frustraciones, triunfos y otros muchos aspectos del cine. Pero en ellas hay, además de grandes cineastas, buen cine, a veces buenísimo. Y, en la mayoría de los casos, interpretaciones sublimes, como las de los protagonistas de estas películas que hemos mencionado. Entre otros, Kim Novak, Peter Finch, Ernest Borgnine, Buster Keaton, Leonardo DiCaprio, Adolfo Marsillach, Humphrey Bogart, Maurice Chevalier, Gene Kelly, Jacqueline Bisset, Jean-Pierre Léaud, Robert De Niro, Tony Curtis, Robert Mitchum, François Truffaut, Ava Gardner, Donald O’Connor, Donald Sutherland, Debbie Reynolds, William Holden, Mia Farrow, George Peppard, Salvatore Cascio, Philippe Noiret, Alan Ladd, Carroll Baker, Gloria Swanson, Erich von Stroheim, Brigitte Bardot, Jack Palance o Michel Piccoli. Busquen estas películas en los videoclubs o en las plataformas de internet legales. Disfrutarán con ellas.