Jueves, 08 Mayo 2014 12:21

Los próximos estrenos de Paramount se decantan por el gran espectáculo histórico y la ciencia ficción

Valora este artículo
(0 votos)

Lo hemos visto recientemente con “La invención de Hugo” (Martin Scorsese, 2011), “Marvel. Los vengadores” (Joss Whedon, 2012), la serie “Iron Man” (la última entrega, dirigida por Shane Black, es de 2013  y lleva el número 3)  o “Guerra mundial Z” (Marc Forster, 2013), todas ellas películas con el sello de la montaña con el pico nevado, es decir Paramount Pictures, la marca que en 1910 fundara Adolph Zukor, y que a partir de 1914 se convierte, además de productora de películas, en distribuidora de las mismas (las propias y ajenas).

     Todas ellas son superproducciones que le han dado sus buenos dividendos a la multinacional, lo que le permite seguir rodando costosas películas para ser vistas en cualquier lugar del planeta (no olvidemos que los mayores ingresos del cine norteamericano en los momentos actuales, además de los obtenidos en sus propios cines, los consigue en Rusia, China y Extremos Oriente). Así que seguirá apostando por títulos en donde destaquen junto a los actores-estrella, los escenarios, una buena planificación geográfica, efectos especiales de última generación y acción, mucha acción, toda la acción que sea posible.



Quizá todo ello no represente una garantía total de éxito, si le falta historia y un buen realizador que sepa entramar todos esos ingredientes para que la película funcione en los cines. Pero Paramount lo tiene en cuenta y está apostando para que esos 7 elementos imprescindibles funcionen. De hecho, se puede prescindir de alguno (como las estrellas) si los demás, y sobre todo la historia, tiene gancho y atractivo para el público. Como otras compañías, sus ejecutivos de producción miran con lupa la viabilidad de los relatos nuevos, analizan con más entusiasmo los que se proponen como “remakes” de argumentos que tuvieron éxito en décadas pasados, y empujan los proyectos continuadores de las producciones de éxito más reciente.

Así que cuando los responsables de aprobar esos proyectos se encontraron con el de “Noé”, tardaron en decidirse llevarlo adelante. En ello tenía mucho que ver el éxito que estaban obteniendo las películas históricas y mitológicas de Warner Bros como “Troya” (Wolfgang Petersen, 2004) o “300” (Zack Snyder, 2006) que tiene su continuación con la que se está exhibiendo en estos momentos “300: el origen de un imperio” (Noam Murro, 2014), e incluso con las que en estos últimos años han salido sobre la historia de los grandes mitos de hace dos o tres milenios (más o menos inventados): “Thor: el mundo oscuro” (2013) de Alan Taylor y, sobre todo, la serie “Juego de tronos”.

Visto el éxito de las mencionadas, Paramount apostó por la película que dirigió Darren Aronofsky, con tres actores de primera fila (pero que no llegan a ser estrellas), aunque sí el atractivo suficiente para dar garantía a la taquilla: Russell Crowe, Jennifer Connelly y Anthony Hopkins. Y visto que la película ha funcionado (lleva casi 90 millones de euros acumulados en todo el mundo), los magnates de Paramount encargados de aprobar estos proyectos casi “faraónicos” ofrecidos a la compañía, se han decidido por abordar en los próximos meses otras dos súper producciones del género histórico (“Marco Polo” y “Ben-Hur”) y la continuación de una serie reciente que ha demostrado su rentabilidad en cada entrega (las cuatro estrenadas hasta ahora han ingresado más de 700 millones de euros): “Terminator: Génesis”.

Este será el quinto que se filme desde 1984, cuando  Arnold Schwarzenegger se puso a las órdenes de James Cameron para encarnar al robot venido del más allá. El ex gobernador de California y cachas del cine se vuelve a meter en esa piel cibernética, esta vez a las órdenes de Alan Taylor (el mismo que dirigiera “Thor: el mundo oscuro” y varios capítulos de “Juego de tronos”). Paramount tiene prevista distribuirla para el verano de 2015.

También para las mismas fechas saldrán los “remake” de “Marco Polo” y “Ben-Hur”.  “Las aventuras de Marco Polo” fue una película de éxito mundial que rodó Paramount con Archie Mayo de director y Gary Cooper de protagonista en 1938. Desde entonces, la vida del italiano que abrió las puertas de Oriente a la sociedad del Renacimiento europeo, no había tenido una continuación destacada. Paramount empezará a rodar el “remake” el próximo octubre (en 3D). Y lo va a hacer en coproducción con la industria china, concretamente con la China Filmco Ltd “CFC”, a la que se le unirán otras tres compañías: Yuehua Entertainment, Phoenix Entertainment y Huahua Film & Media Culture.

El anuncio del colosal rodaje lo han hecho Zhang Qiang, Director y Vicepresidente a cargo de la inversión y la producción por parte de la China Filmco, y Rob Moore, Vicepresidente de Paramount Pictures. “La superproducción –anunciaron– será dirigida por un experimentado director norteamericano de películas de acción, y estará protagonizada por un reparto de estrellas de Hollywood y de actores y actrices chinos de primera fila”. Zhang Qiang subrayó la importancia de esta primera colaboración entre las dos compañías. “Espero que signifique el principio de una serie de futuras películas coproducidas entre China y Hollywood”.

Y finalmente (aunque el final no acabará seguramente aquí), Paramount, junto con MGM, han aprobado el rodaje de un nuevo “Ben-Hur”, cuyo estreno está previsto para el primer trimestre de 2016. Ambas compañías desean rodar una película que supere en grandeza y acción a las de sus dos colosos precedentes: el que rodó Fred Niblo en 1925 y el filmado por William Wyler en 1959. Por ahora solo se conoce al nuevo director, Timur Bekmambetov, mientras se está a la espera de saber el nombre del actor que reemplazará a Ramón Novarro y a Charlton Heston (los dos Judah Ben-Hur anteriores).

Lo que sí sabemos es que para rodarla ha sido necesario unir el esfuerzo (y dinero) de seis empresarios diferentes: los ya mencionados MGM y Paramount, más Mark Burnett, Roma Downey, Sean Daniel y Joni Levin. MGM se encargará de la producción, con Jonathan Glickman, Presidente de Motion Picture Group, y Matt Dines, Vicepresidente de Producción supervisando el proyecto por parte del estudio. La película será distribuida en todo el mundo por Paramount Pictures y la distribución para televisión estará a cargo de MGM.