Miércoles, 14 Mayo 2014 15:06

Las Bibliotecas Públicas prestan gratis las novedades videográficas

Valora este artículo
(2 votos)

Los profesionales de la industria videográfica conocen el hecho –ampliamente extendido por toda España desde hace años–, de que las bibliotecas públicas (del Estado, las autonómicas o municipales) presten a sus socios películas para verlas en su casa. Sin estar de acuerdo, y siendo contrario a la Ley, lo han asumido con resignación porque, hasta la fecha, esos préstamos se referían a películas clásicas o de épocas relativamente pretéritas que se colocan en la zona de audiovisuales en dichos centros. El problema surge cuando lo que prestan es la película que acaba de salir al mercado de alquiler o de VOD. Es decir, las novedades. Eso ocurre, por lo visto, en la población leonesa de Astorga (y probablemente en otras de España).

En Astorga lo denuncia Luis Martínez Redondo, propietario de Fotografía y Video Imagen Prisma, un videoclub que lleva más de una década en el negocio (malo en estos momentos), y que, por lo tanto, se siente perjudicado, culpándolo de “competencia desleal e ilegal”. Martínez Redondo nos dice que vive (más mal que bien) “De un pequeño sector de clientes (es el que nos queda en esta época de descargas ilegales) que, o bien por su carencia de internet en casa, o por la apatía de adquirir películas de muy baja calidad a los manteros o debido a la crisis económica, aún alquilan películas en el videoclub”. 



“No vale romperse la cabeza inventando formulas para ofertar nuestro producto de una manera accesible en los tiempos que vivimos –sigue diciéndonos–. Para qué, si te lo dan gratis. Pero ahora no hablo del gratis de internet. El competidor o rival está tan cerca que muy pocos se han preocupado de valorarlo. Hoy, mi desanimo es más que patente por esta razón: títulos recién estrenados en el mercado como “El Hobbit: La desolación de Smaug” o los últimos lanzamientos de Disney, tipo “Aviones”, “Monstruos University”, etc. pueden ser “prestados” en la biblioteca de Astorga, una semana, sin coste alguno”.

Martínez Redondo se platea preguntas como: “¿El mayorista que las vende, lo hace sabiendo o sin saber que ese dinero recaudado es un arma de doble filo? No entiendo cómo no se han percatado de tan brutal competencia, pues si nuestro cliente lo puede ver gratis en la biblioteca, el videoclub se quedará vacío, y no habrá dinero para comprar las costosas novedades que salen todas las semanas”. Nuestro entrevistado no acepta los criterios del todo gratis por que sea Cultura. “Si realmente –nos dice– uno se da una vuelta por la sección de “audiovisuales” de la biblioteca de Astorga, comprobaremos que todos los títulos de acción de serie “B”, figuran como Cultura y se prestan gratis. ¿Cómo es posible esto?”.

El profesional de la bella ciudad leonesa nos manifiesta con  vehemencia que “Quien vende dicho material a centros públicos para que los presten gratis a nuestros clientes, no deberían estar en este sector. O al menos no deberían obligarnos a comprar lo que ellos saben de antemano, en cada lanzamiento, que ya está vendido a una competencia silenciosa, pero devastadora. Dense una vuelta por la biblioteca de su ciudad –concluye el propietario de Fotografía y Video Imagen Prisma–. Y compruébenlo” (nosotros les mostramos dos pruebas de que dice la verdad en las imágenes adjuntas).