Jueves, 23 Enero 2014 13:02

La Audiencia de Valencia ratifica la condena contra el administrador de tres páginas web piratas

Valora este artículo
(0 votos)

La Audiencia de Valencia ratificó el pasado 20 de enero –aunque la noticia la hemos conocido hoy–, la condena contra JRG, administrador de tres importantes páginas web piratas de visionado en streaming de películas y series, conocidas como DIVXONLINE, SERIESONLINE y ESTRENOSONLINE. Los hechos se denunciaron a finales de 2008 (época en la que eran muy activas), lo que supone casi 5 años de andadura por varios juzgados, con intentos de sobreseimiento y otras triquiñuelas por parte del acusado y de su abogado, un conocido defensor de la libre circulación de contenidos en internet. Muchas de las películas y series exhibidas estaban alojadas en Megaupload, el clausurado ciberlocker de Kim.com, actualmente en proceso de instrucción judicial en Estados Unidos.

La historia de esta causa –que se inició en Arganda tras la intervención, a finales de 2008, por parte de la UCO de la Guardia Civil, de un cuantioso material que se exhibía a través de las webs citadas–, acabó en el Juzgado de Instrucción de Mislata, en Valencia. Desde entonces ha habido varios intentos de sobreseimiento y archivo por parte del condenado que los demandantes han podido levantar. De hecho, la sentencia condenatoria del 24 de junio pasado, dictada por el Juzgado de lo Penal número 3 de Valencia, y que sentenciaba a JRG a la pena de 1 año, 7 meses y 15 días, así como a una multa de 21 meses con cuota de 12 euros al día, fue recurrida por el condenado.

De nada le ha servido este último intento, pues la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia acaba de confirmar íntegramente la sentencia recurrida en sus dos puntos fundamentales: existe comunicación pública en la actividad realizada mediante las páginas clausuradas, y existe ánimo de lucro en la actividad del condenado, “... Pues –se lee en el auto del juez–consta acreditado en las actuaciones que el acusado percibía ingresos por la publicidad generada cada vez que el usuario accedía a su página y eran visionados los espacios con anuncios”.

La sentencia impone las costas de la alzada al recurrente, quien deberá ahora indemnizar a los demandantes en las cifras que se fijarán próximamente en la ejecución de sentencia. La Federación Antipiratería (FAP) considera “Que es un nuevo resultado a favor de la defensa de la propiedad intelectual, y nos permite confiar que ayude en los intentos de regular adecuadamente la grave situación que atraviesan los derechos de autor en internet”.