Lunes, 04 Noviembre 2013 11:58

Faltan tres días para el American Film Market

Valora este artículo
(0 votos)

El próximo miércoles se inaugura en Los Ángeles, y más concretamente en su franja de Santa Mónica, la 34 edición del American Film Market (AFM), el mercado de películas más importantes del mundo. Como otros años anuncia la salida de varios miles de producciones nuevas –la mayoría proyectos–, cuyo estreno dependerá de que encuentren financiación. El AFM está para eso, para convencer a la industria internacional, especialmente a la de distribución, que inviertan en ellas, comprándole al productor los derechos de exhibición para sus respectivos países… cuando estén terminadas.

España, que hace dos décadas se encontraba entre los primeros 10 países del mundo por orden de compras, hoy fluctúa alrededor del puesto 20. El bajón se ha ido produciendo a lo largo de los últimos diez años, coincidiendo con la intensificación de la piratería, primero en forma de manta, y finalmente a través de las descargas ilegales. Hoy, nuestro país, despierta escaso interés en el mercado independiente anglosajón.

Hasta tal punto ha llegado este retroceso que resulta prácticamente imposible para los medios de comunicación españoles (incluso los más importantes) –y es un ejemplo revelador del desastre– conseguir entrevistas, no digamos ya con las estrellas, sino con los más mortales de los profesionales de cine, como son los productores o distribuidores de las compañías que acuden a Santa Mónica.

Y no solo eso. También hasta época reciente, los distribuidores españoles concertaban con los productores a quienes adquirían sus películas, incluir nuestro país en el itinerario de las visitas-promoción que los cineastas o las estrellas de las mismas realizarían durante el estreno. Hoy, esa posibilidad resulta muy cara para los distribuidores; incluso las Major en España han dejado de traer a los protagonistas de sus grandes producciones, también por cuestión de presupuesto. A este nivel hemos quedado, por culpa de las desastrosas consecuencias de la piratería en nuestro mercado cinematográfico.