Viernes, 12 Diciembre 2014 13:02

Primera condena en España por grabar películas en una sala de cine sin autorización

Valora este artículo
(0 votos)

Los Reyes Magos y Papá Noel parece que nos traen estas Navidades el regalo que la industria videográfica y el sector audiovisual en general vienen pidiéndoles año tras año. O al menos una parte de ese regalo: el cierre de webs ilegales. A ello hay que añadir la decisión de algunos magistrados  de cerrarlas sin esperar a juicios previos, y, por si no fuera poco –y esta es una noticia de ahora mismo–, la condena en primera instancia contra un “Cammer”, es decir la persona que se dedica a grabar películas en las salas para después colgarlas en la red.

Tras la intervención de películaspepito y seriespepito, de las que ya dimos cuenta anteriormente, ahora se suma la desactivación de Bajui y series.ly por propia iniciativa (barruntan las orejas del lobo). Barrunto que también ha tenido Magnovideo, quien en su página pirata muestra un único mensaje: “Debido –se lee en ella– a los recientes cambios en el marco legal español, nos vemos obligados a cancelar el servicio de alojamiento gratuito de Magnovideo. Sentimos mucho tomar una decisión tan dolorosa sin previo aviso. No hemos tenido tiempo de reacción”.

Pero manda la actualidad, y por ella debemos dar cuenta de que el Juzgado de Instrucción número 2 de Mahón ha dictado la primera sentencia condenatoria contra un “Cammer” que se produce en nuestro país. Todo comenzó el 5 de octubre de 2013, cuando dos investigadores de FAP se trasladaron a Menorca para colaborar en la vigilancia de varios cines, ante la sospechaba de que había una persona que podría grabar la película “Gravity” (recién estrenada entonces) en ellos. 

Y en efecto, en una de las salas de Cine OCIMAX de Mahón, se sorprendió a P.S.C. realizando una grabación con su teléfono móvil de la película, por lo que los investigadores de FAP avisaron a la policía que procedió a su detención inmediata.

En aquel momento, dicho juzgado no autorizó el registro del domicilio del infractor, y en donde los representantes de FAP y la policía sospechaban que se encontraban los ordenadores desde los que “subía” la película a internet, así como otras pruebas que podrían implicar a los otros integrantes del grupo al que pertenecía.

Y aunque el magistrado en su sentencia afirma que “No se ha llegado a producir perjuicio económico alguno en los concretos hechos, ya que fue sorprendido in fraganti en la sala de cine, y se le intervino el material empleado en la grabación justo a la salida”, el juez, sin embargo, condena a P.S.C. a una pena de 6 días de arresto domiciliario, prohibiéndole acudir a los cines durante 4 meses.

Para FAP se trata de un éxito sin precedentes, pues si bien se trata de una sentencia, a priori, leve, se condena a un “Cammer” por primera vez en España, lo que sienta un precedente legal muy válido para futuros arrestos en similares circunstancias, es decir como responsable de una falta contra la propiedad intelectual.

“Los argumentos son muy buenos –nos señala una fuente de FAP–, porque el juez tiene en cuenta los antecedentes policiales (el condenado había sido detenido dos veces intentando grabar en otros lugares), así como las investigaciones y procedimientos en los que está imputado a la hora de considerar que la grabación era para ponerla en internet”.

Bueno, y para echar más agua al fuego, ahí está los cierres definitivos, en Suecia y Francia (el dueño, recién salido de la cárcel ha dicho que no va a recurrirlos), de The Pirate Bay, la página ilegal con más fuerza en todo el mundo en el ámbito de vulneración de derechos de autor desde que las autoridades estadounidenses cerraron, en enero de 2012, “Megaupload” por considerarla un medio para el “crimen organizado”. Ojalá y estos regalos navideños continúen en los próximos meses.