Jueves, 15 Enero 2015 09:57

Pese a la crisis, igual número de títulos editados que en 2013

Valora este artículo
(0 votos)

2014 nació con la fusión de dos grandes compañías de nuestro mercado: Fox y Sony, dentro de un proceso de avaratamiento de costes, debido a la caída constante de las ventas, que ya se habían iniciado con anterioridad y que había llevado a otra fusión, la de Paramount y Universal.

Y  ha terminado con el desmantelamiento de las redes comerciales de la mayoría de las compañías distribuidoras (nacionales y multinacionales) que han dejado sus ventas a algunos mayoristas, en un nuevo  proceso de externalización y, por tanto, de  adelgazamiento de las estructuras.



Las compañías de vídeo (tanto multinacionales como nacionales) se quedan en nuestro país como algo parecido a empresas de “branding” o gestión de marca (al menos por el momento), manteniendo, eso sí, sus departamentos de marketing que siguen siendo los encargados de gestionar cada lanzamiento desde el punto de vista de la inversión en medios (aunque también esto parece que está a punto de cambiar).

Lanzamientos que, pese a la crisis, siguen manteniéndose en cifras de años anteriores, es decir, altas o muy altas: en 2014 se han lanzado 365 películas al mercado de alquiler. Una enorme cantidad de estrenos, según nos manifiestan fuentes del sector, que no han logrado generar suficiente negocio para sostener la estructura de antaño, con grandes departamentos de venta en cada compañía y delegados de zona dependientes de éstos.

Volviendo a los lanzamientos en 2014, según el cuadro 1, no existen diferencias en el total de estrenos en DVD respecto a 2013, mientras que vemos un incremento de 21 títulos en el formato BD. Hay que hacer, sin embargo, la siguiente matización: en el total de lanzamientos en DVD se incluyen igualmente los de Blu-ray, es decir que en el caso de 2014, de los 365 estrenos en el formato antiguo, 188 se hicieron en el de alta definición, es decir, que se duplicaron en ambos canales.

Del mismo cuadro, extraemos la conclusión de que casi el 50 % del total de los títulos editados en 2014, no se lanzan  en BD. Reducción que se produce a causa del planteamiento comercial de dos compañías (Karma y Cameo), cuyos lanzamientos se realizan prácticamente en DVD. También en el caso de Sony, se refleja algo parecido. Por el contrario, las demás compañías, reflejan un porcentaje de entre un 50 y un 90 por ciento (caso de Warner y Universal) de lanzamientos entre DVD y BD.

Todas las cabeceras del catálogo de las Major y de las compañías nacionales (con excepción de las citadas Cameo y Karma) se lanzan simultáneamente en DVD y BD. Aunque en un análisis más detallado, y con los datos que obran en nuestro poder, podemos concluir que entre 2013 y 2014 se ha producido un estancamiento en los lanzamientos en BD a nivel general.

¿Las causas? Podrían resumirse en dos: crisis económica y falta de información del consumidor y, por lo tanto, de confianza en el formato de alta definición, cuyas mejores prestaciones respecto a las que ofrece el DVD no parecen convencer a los usuarios. El hecho es que, a estas altura, el DVD, en facturación y en unidades vendidas (algo que comprobaremos muy pronto cuando UVE ofrezca las cifras de ventas y facturación de 2014) supere a las de BD, muestra esa desidia del consumidor español por este formato (caro todavía por la película y la máquina, en comparación con el DVD).

Algunas compañías nos informan que se están pensando dejar de editar muchos de sus títulos en este formato de alta definición, ya que “El retorno no  justifica la inversión en muchos de ellos”. De hecho, mayoristas y videoclubs se quejan de que, en los últimos meses, los pedidos de películas en BD “Se nos están sirviendo con cuentagotas”. 

Respecto al mercado de plataformas legales “on line”, podemos afirmar que, por primera vez, podemos ofrecer datos de sus estrenos durante el 2014. En este sentido, es importante destacar que, a lo largo del año, el numero de lanzamientos de este nuevo modelo de negocio, ha ido aumentando de manera singular.

A principios de 2014 solo algunos de los títulos más importantes llegaban a estas plataforma de distribución “online”, mientras que al concluir el año podemos afirmar que casi el 75 % de las novedades que cada mes lanzan las compañías, se pueden ver a través de los diferentes portales que ofrecen contenidos de forma legal en la red.

No es que las facturaciones sean suculentas, debido a las preferencias que los consumidores “online” siguen teniendo por los portales piratas, pero al menos se ha originado una relación comercial más fructífera entre proveedores de cine y exhibidores “online”, gracias a la aceptación por ambos de estrategias comerciales que benefician a ambos.

En realidad se reducen a dos: pago por adelantado (un fijo más por descarga realizada) o pago atrasado (por descargas realizadas únicamente). Esta última modalidad no acaba de convencer a las distribuidoras, ya que las liquidaciones que reciben son insignificantes (sobre todo respecto a las películas de menos tirón comercial y con menos márketing  publicitario). Sin embargo, la posibilidad de que estos títulos estén a disposición de los usuarios en plataformas legales, permite cerrarles la boca a quienes dicen que apenas existe oferta legal en internet.  

Pero la realidad es otra, con la actual oferta, los usuarios podrían abarca la mayoría de las películas que se estrenan en salas cinematográficas o directamente en vídeo, además de todo el producto que se ha ido estrenando a lo largo de los últimos años. Las principales plataformas legales disponen ya de una catálogo de películas  (y series) que supera los 3.000 títulos y, como decimos, de la mayoría de las novedades que salen en formato físico cada mes.

¡Y hablamos de una media de 30,5 películas por mes en DVD para los videoclubs (casi 16 en formato BD)! Es una cantidad más que respetable, sobre todo si se tiene en cuenta lo tocado que está el mercado legal por culpa de la piratería. Si el porcentaje lo medimos por día, resulta que cada jornada del año se lanza un título para que los aficionados al cine puedan verlo en casa.

Respecto a la producción en sí, es decir a la categoría y calidad (artística y comercial) de las películas, podemos concluir que 2014, ha sido un año con bastantes títulos interesantes que, en una situación normal, tendrían que haber dejado una buena recaudación en nuestro mercado.

En esta y en nuestra siguiente página ofrecemos imágenes de algunos de ellos, destacando uno de los varios que, a lo largo del año, han salido en las principales compañías videográficas. Pero hay muchos más. Recordemos “El extraordinario viaje de T.S. Spivet”, “El abuelo que saltó por la ventana y se largó”, “Capitán América: el soldado de invierno”, “Aviones: equipo de rescate”, “Los guardianes de la Galaxia”, “Una noche en el viejo México”, “El  mayordomo”, “Los juegos del hambre: en llamas”, “La vida secreta de Walter Mitty”, “Monuments men”, “X-men : días del futuro pasado”, “Chef”,  “The Amazing Spider-Man 2: el poder de Electro”, “Jack Ryan operación en la sombra”, “Noé”, “Transformers 4”, “El médico”, “Capitan Philips”, “La gran estafa americana”, “Sin escalas (Non stop)”, “Las brujas de Zugarramurdi”, “47 Ronin”, “El Lobo de Wall Street”, “Los mercenarios 3”, “Nebraska”, “Philomena”, “Blue Jasmine”, “El Hobbit: la desolación de Smaug”, “Godzilla”, “Al filo del mañana” o “La Lego Película”.

Títulos que, de no existir esas plataformas piratas que los ofrecen gratuitamente, habrían supuesto un importante negocio para nuestra industria. Negocio que habría creado más puestos de trabajo, más oferta cinematográfica y más seguridad en el mercado, amén de colocarnos entre los países que respetan los derechos de autor.  Esperemos que 2015 nos ofrezcan estas perspectivas que el 2014 nos hurtó.