Tatuados y tatuadas

El tatuaje está de moda. Nadie lo duda. Son cada vez más las personas en todo el mundo que lo llevan. Ellos y ellas. Algunos/as, como simple adorno (a veces para recordar a su ídolo preferido), en brazos o piernas. Les gusta y piensan que les gusta también a los amigos. Otros/as, se tatúan la mayor parte del cuerpo que, aunque oculto por la vestimenta, se adivina viéndoles/as los brazos o el cuello. También les gusta.


¿Pero les gusta a los amigos? Cuerpos tatuados los veíamos en los libros antiguos de Geografía e Historia cuando estudiábamos lo que entonces, en ellos, se denominaba los “pueblos aborígenes”. Estaban ubicados, principalmente, en Australia, en algunas zonas de Asia y en Hispanoamérica. También se les retrataba con “piercing” colgando de la nariz o de las orejas. Eran distinción de casta, de poder e, incluso, de belleza. Hoy, el tatuaje no tiene nada que ver con eso. Es puro gusto. En algo, sin embargo, se ha “mejorado”: los diseños, con frecuencia, son pequeñas obras de arte de la delineación, hechos por profesionales que utilizan los punzones con verdadera maestría, logrando dibujos, gráficos o paisajes increíbles. Otras veces, son burdos y chapuceros.

El cine, como no podía ser menos, está cada vez más “tatuado”. En muchas películas de los últimos diez años aparecen hombres y mujeres marcados con más o menos tinta: la mayoría con cierta levedad, en ocasiones cubriendo gran parte de brazos o piernas; pero también tapando, literalmente, el cuerpo, incluso el rostro. Este extremo suele coincidir con bandas de delincuentes o pandillas de criminales. Pero puede ser un héroe quien ofrezca tal aspecto, como Ben Kingsley  en “El juego de Ender” (Gavin Hood, 2013). Dejando aparte los indios que poblaban Estados Unidos antes de que fuera nación, y que según los western que Hollywood ha filmado, se pintaban de arriba abajo cuando luchaban contra el Séptimo de Caballería,  el tatuaje en el cine se inició con las películas de carretera en las que aparecían motoristas que solían llevar tatuadas sus marcas de grupo. Lo acreditan títulos como “Los ángeles del infierno” (Roger Corman, 1966), “Easy Ryder” (Dennis Hopper, 1969), “Mad Max. Salvajes de autopista (George Miller, 1979 y secuela). Luego vinieron argumentos de pistoleros y bandas juveniles, más o menos politizados, como “American History X” (Tony Kaye, 1998) o y otras muchas. Sin olvidar las producciones de artes marciales, muchos de cuyos luchadores estaban envueltos en un tatuaje total.  La moda también se extendió por los cantantes de grupos musicales, y son muchas las películas que los muestran marcados hasta la coronilla (recordemos una iniciadora: el “Trainspotting” que Danny Boyle rueda en 1996). También en las películas de terror aparecen ellas y ellos tatuados, como en “La novia de Cucay” (1998) de Ronny Yu.


SobreNosotrosLogoBlog


el cantor de jazz 1927Piezas de colección notables (todas originales), además de documentos históricos de primer orden. De momento, programas de mano, carteles (póster o afiches) y fotografías. Los primeros representan al coleccionismo más extendido debido a su pequeño tamaño y al número de coleccionistas que hay. El póster personifica un cuadro que puede colgarse y de hecho se cuelga en muchos hogares e instituciones públicas y privadas.

Destacados Noviembre

  • Terminator Génesis
    Terminator Génesis “Arnie ha vuelto y es un tiro”* en esta explosiva nueva entrega de la triunfal franquicia de Terminator. En la guerra de los hombres contra las máquinas, el sargento Kyle…
  • Pixels
    Pixels Alienígenas intergalácticos reciben unas señales de videojuegos que malinterpretan como una declaración de guerra, y deciden atacar la Tierra, siguiendo el modelo de los videojuegos interceptados para los asaltos. Ante…
  • Aprendiendo a conducir
    Aprendiendo a conducir Como todo lo de Isabel Coixet, sensible y entretenido. El nuevo personaje de la cineasta española es una escritora de Manhattan que decide sacarse el carnet de conducir mientras su…
  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

Post comment as a guest

0
terminos y condiciones.