informes entrevistas reportajes calendario

     Manuel Sanabria y Carlos “Pocho” Villaverde, directores de “Sinfín”


El cine español sigue demostrando que es una cantera inagotable de directores de cine y dos de sus ejemplos más recientes son Manuel Sanabria y Carlos Villaverde (más conocido como “Pocho”). Estos dos jóvenes realizadores debutaron en 2003 con “La fiesta”, una alocada comedia con un presupuesto de 6.000 euros -pagados por ellos-, que fue capaz de recaudar 1,2 millones de euros en los cines españoles. Ese rotundo éxito hizo que Andrés Vicente Gómez, a través de su productora Lolafilms, apostase por ellos para llevar a la pantalla su nuevo proyecto.

Tmv: ¿Como es la experiencia de pasar de 6.000 euros a 5 millones de presupuesto?

M.S./C.V.: “Ha sido una experiencia muy positiva, ya que todo aquello que no pudimos tener en “La fiesta” ahora si lo hemos tenido. Hemos dispuesto de todos los artilugios que hemos pedido, nueve semanas de rodaje, días de ensayo... y todo eso se nota en la pantalla. Quizá la parte negativa es la presión que hemos sentido, ya que “La fiesta” era una película que nosotros pagamos y no tuvimos que dar explicaciones a nadie. Aquí, al haber una persona que ha apostado por la película con cuatro millones de euros, cada día teníamos sobre nosotros una gran presión, porque esto ya no era una práctica, sino que eran palabras mayores”.


   Santiago Segura, productor, guionista, director y protagonista de “Torrente 3. El protector”


El agente más cutre y casposo de nuestro cine regresa con más humor, ironía e incorrección política que nunca. En esta ocasión Torrente se gana la vida como guardaespaldas de una eurodiputada italiana que visita nuestro país, para inspeccionar las supuestas irregularidades contra el medio ambiente de una poderosa multinacional. En el periplo de esta tercera entrega no faltan de nuevo breves y estelares apariciones de gente como Oliver Stone, o de futbolistas como Guti o Fernando Torres.

Tmv: ¿Que parte de verdadero tiene el personaje de Torrente?

S.S.: “Me gusta llevar al terreno de la comedia las cosas que me disgustan. Mucha gente dice que mis películas son muy bestias y desagradables, yo sólo les digo que son un reflejo de lo que hay. Vivimos en un mundo muy vulgar y eso da para hacer mucha parodia. Parte del éxito de Torrente es que todos somos cutres”.


   Entrevista Nick Park, director de “Wallace y Gromit: la maldición de las verduras”


Pocas personas como nuestro entrevistado pueden presumir de haber ganado tres estatuilas de Hollywood. Nick Park lo ha hecho gracias a tres magníficos cortometrajes, cuyos protagonistas son Wallace y Gromit. Dos personajes de plastilina, que gracias a la animación han conquistado los corazones de muchos espectadores. Un fenómeno que promete crecer todavía más, ahora que por primera vez protagonizan un largometraje.

Tmv: ¿Ha supuesto un gran esfuerzo llevar a sus populares personajes a un largometraje?

N.P.: “Hemos invertido cinco años de trabajo en este proyecto, a una media de tres segundos de metraje por día. Esto es algo que sólo se puede hacer si estás entusiasmado con lo que haces”.


   John Singleton, director de “Cuatro hermanos”


En 1991 se estrenó una película bajo el título “Los chicos del barrio” que sorprendió a la crítica norteamericana. Su responsable era un joven llamado John Singleton, que fue nominado por su “opera prima” a los Oscar al mejor director y al mejor guión. A pesar de que no consiguió ninguna de las dos estatuillas, los estudios de Hollywood se apuntaron en letras de oro su nombre.

Tmv: En toda su película se nota la influencia del western americana ¿sintió usted esa influencia cunado puso en marcha este proyecto?

J.S.: “En cuanto empecé a pensar en hacer la película sentí que estaba muy influenciada por las películas del oeste clásicas, ya que la venganza ha sido un tema clave en la mayor parte de los western. Hoy en día la sociedad, con razón, piensa que la venganza es una emoción que es mejor sublimar. Lo que ocurre es que en este mundo se tiene mucho miedo, por lo que la gente cuando va al cine tiene una experiencia parecida al voyeurismo, ya que pueden ver en la pantalla cómo los malos sufren y reciben lo que se merecen.”